• Balastros electrónicos

    Los balastros son utilizados en lámparas de descarga y lámparas fluorescentes para limitar la intensidad de la corriente. Impiden que la corriente de descarga aumente de forma descontrolada debido a la ionización, la cual provoca la destrucción de la lámpara o la fundición del fusible.

    Junto a los balastros ferromagnéticos, que necesitan un cebador, encontramos los balastros electrónicos, que desde hace poco también son conmutables y, por tanto, regulables. más...

Los balastros electrónicos con potenciómetro tienen la ventaja de necesitar un menor amperaje y, a pesar de su reducido consumo eléctrico, ofrecen un rendimiento energético superior, lo que se aprecia en el mayor flujo luminoso (lumen). En comparación con los balastros ferromagnéticos, la calidad de la luz proporcionada por los balastros electrónicos es mayor. Esto se percibe especialmente en la ausencia de parpadeo.

Al contrario que lo que habíamos conocido hasta ahora, la nueva generación de balastros es conmutable. Los balastros electrónicos con potenciómetro son regulables gracias a su interruptor de súper lúmenes y de este modo mejoran su rendimiento. Los balastros conmutables se adaptan al entorno y se encargan de mejorar el desarrollo del período de floración de las plantas iluminadas. El balastro electrónico es especialmente ventajoso, ya que se regula en función de la luz diurna y trabaja por lo tanto de un modo mucho más eficiente.

La nueva generación de balastros electrónicos no sólo es regulable, sino que además sorprende por su mejor calidad y mayor seguridad. Esto se debe a que estos aparatos suelen incluir una función de apagado automático que se activa cuando se produce un cortocircuito en una lámpara. Además, los balastros modernos están apantallados contra campos electromagnéticos y producen menos ruido.